Inicio

Disfruta del camino, no solo del premio final

En mi trabajo, a menudo se me pide que enseñe a la gente a fijarse objetivos y alcanzarlos.

Cuando pregunto a mi auditorio: “¿Por qué es tan importante que alcancéis vuestros objetivos?”, a menudo responden: “Porque conseguir las cosas que quiero me hará más feliz”.

Aunque hay un elemento de verdad en esta respuesta conseguir las cosas que deseamos a menudo aporta una medida de felicidad a nuestra vida, en cierto modo no responde a la realidad.

El verdadero valor de fijarse y alcanzar objetivos no radica en las recompensas que obtienes, sino en la persona en la que te conviertes como resultado de alcanzar tus objetivos.

Esta sencilla distinción me ha ayudado a disfrutar del camino de la vida, mientras al mismo tiempo, me mantengo concentrado en cumplir mis objetivos personales y profesionales.

Como dijo uno de mis filósofos favoritos, Ralph Waldo Emerson:

La recompensa por una labor bien hecha es haberla hecho

Cuando alcances un objetivo, ya sea convertirse en un líder más sabio o en un mejor padre, habrás crecido como persona en el proceso.

Muchas veces no serás capaz de detectar ese crecimiento, pero no dudes de que se habrá producido.

Así que en lugar de limitarse a saborear solo las recompensas que se hayan derivado del logro de ese objetivo, celebra el hecho de que el proceso de alcanzar tu destino te ha convertido en una mejor persona.

Has adquirido autodisciplina, has descubierto nuevas facetas de tus capacidades y manifestado una porción mayor de tu potencial humano.

Esas son suficientes recompensas en sí mismas.

Extracto del libro: “Lecciones Sobre La Vida Del Monje Que Vendió Su Ferrari”, de Robin S. Sharma

 

Por tu éxito

Juan Luis Serrano

No comments yet... Be the first to leave a reply!

Leave a Reply

  • Categorias